Si estás pensando en alquilar tu propiedad, ya sea casa o apartamento, hay mucho que necesitas saber antes de comenzar a arrendar. Es por eso que en esta guía cubriremos todas las bases para ayudarte a alquilar tu propiedad de la manera correcta y que puedas obtener la mayor rentabilidad posible.

¿Deseas alquilar tu casa o apartamento?

Si deseas alquilar tu casa o apartamento, lo primero que necesitas hacer antes de publicar tu anuncio es tomar todas las precauciones para asegurarte de que tú y tu inquilino tengan la mejor experiencia. Tu responsabilidad es asesorarte tanto como sea posible y uno de los aspectos más importantes es informarte sobre la ley de alquiler en tu país y tener muy claro cuales son los derechos y obligaciones como arrendador y como arrendado.

¿Por cuánto dinero puedo alquilar mi propiedad?

Esta es sin duda una de las grandes interrogantes para los arrendadores. A la hora de decidir el precio del alquiler, deberás tomar en cuenta varios factores y también consultar el mercado de alquiler en tu región.

 

Los factores a tomar en cuenta son los siguientes:

La ubicación es el primer factor a tener en cuenta ya que la zona en la que se encuentra tu propiedad es uno de los mayores indicadores de precio. No se trata solo de zonas afluentes versus zonas menos afluentes, sino también de la localización del domicilio. Es decir, si tu casa o apartamento está ubicado en una región central, el valor del alquiler será mayor al de una propiedad ubicada en la periferia de la ciudad. Lo mismo aplica a propiedades que se encuentran cerca al mar, al bosque, etc.

Otro de los factores que influyen directamente en el precio de arrendamiento es la disponibilidad de comercios, escuelas, zonas deportivas e infantiles, etc., que se encuentren en la cercanía de la propiedad. Un inquilino está dispuesto a pagar más por propiedades que estén bien situadas y que les facilite la vida diaria.

 

De igual manera debes considerar la oferta que existe en la zona en la que se encuentra tu propiedad. Si hay muchas propiedades parecidas a la tuya y todas están disponibles para alquilar, deberás tener precios competitivos. Si el caso es todo lo contrario también deberás ajustar tus precios para atraer posibles inquilinos.

La modernidad y las comodidades que ofrece tu propiedad también te ayudarán a determinar el precio de alquiler; es decir, deberás tomar en consideración el estado de tu propiedad, el amoblado y las características que la diferencian de otras propiedades en alquiler, como el tamaño, los servicios, etc.

Prepara la propiedad para mostrarla

Cuando hagas una cita con cualquier persona interesada, es esencial que te presentes una o dos horas antes para asegurarte de que tu propiedad esté presentable. De hecho, se recomienda que antes de publicar tu propiedad te tomes el tiempo de prepararla tanto en el interior como en el exterior.

Recuerda que la primera impresión es inolvidable, así que deberás asegurarte de que tu propiedad se vea bien mantenida. Es decir, deberás hacer las reparaciones y mejoras que sean necesarias para que la fachada y el interior sean atractivos. Te recomendamos que busques información útil en Internet para acomodar tu propiedad de la mejor manera posible y no dudes en darle un vistazo a nuestros recursos.

¿Cómo alquilar mi propiedad?

Uno de los aspectos más importantes que deberás considerar a la hora de alquilar es saber elegir un portal para dar a conocer tu propiedad de forma segura. Vilia te ofrece esa oportunidad al brindarte una plataforma confiable e intuitiva que te permitirá promocionar tu alquiler para que puedas lograr tu cometido.

Vilia no solo te facilita una plataforma segura, sino que también te asesora a través de guías como la que estás leyendo en estos momentos. Para alquilar tu propiedad a través de Vilia solo debes registrarte y publicar tu propiedad, pero primero deberás prepararla y acomodarla, tomar fotografías que acentúen las ventajas de la propiedad y que tengan una buena iluminación, crear una descripción precisa y honesta, y estar siempre al tanto de tu correo para que puedas responder a las solicitudes.

Contrato de alquiler

El contrato de alquiler es esencial tanto para el arrendador como para el arrendado. Como arrendador, sin contrato no podrás aumentar renta, no tendrás derecho a la exención en la declaración de la renta, y tampoco podrás defender tus derechos como arrendador. Como arrendado, sin contrato no podrás deducir en la declaración de la renta del alquiler, no podrás defender tus derechos, entre otras cosas.

El contrato de alquiler debe definir claramente la duración del alquiler, el cual debe ser pactado por ambas partes. También se especifica que si el plazo es de menos de tres años, el vencimiento se puede prorrogar por plazos anuales.

En el contrato se definen la fianza, el aval y el seguro de impago ya que son las garantías de arrendamiento y protege al propietario de impagos al final del contrato. En el precio del alquiler se incluyen los gastos de la comunidad ya que el propietario sería responsable en caso de falta de pagos.

El contrato de alquiler también define la responsabilidad que tiene el propietario de mantener la habitabilidad de su propiedad y la responsabilidad del inquilino a mantener esta propiedad y a encargarse de desgastes de uso diario.

¿Cómo seleccionar a un buen inquilino?

Lo primero que debes saber sobre tu posible inquilino es investigar si es solvente y esto se hace a través del banco o a través de compañías que se especializan en esto de manera legal, con el permiso de la persona en cuestión. Es importantísimo comprobar solvencia y la estabilidad laboral del inquilino.

También deberás pedir una garantía en la forma de pago adelantado de uno o dos meses de alquiler, redactar un contrato y exigir un aval. El aval es un respaldo de terceros sobre los pagos de un inquilino, puede ser personal o bancario. Un aval personal lo hace generalmente un familiar o amigo del inquilino, y un aval bancario lo provee una entidad financiera. Por supuesto también deberás exigir documento de identidad nacional o pasaporte vigente y hacer una entrevista para familiarizarte con el posible inquilino.